Archive for General

La opinión de Richard Stallman (II)

En una entrada anterior se recogía una interesante discusión entablada con Stallman. El debate había quedado en el aire, en medio de una búsqueda por una forma lícita que permita a los usuarios de un servidor tener el control de su informática. El nuevo enfoque planteado en este blog me ha dado puertas como para reabrir el debate.

Puesto que le pareció un mensaje muy largo y tampoco comprendió su título, en un principio no conseguí llamar su atención. Sin embargo, entablamos una conversación tan interesante como la anterior. La postura de Stallman sea quizá un tanto cerrada, pues se aferra al hecho de que la mejor forma para colaborar a la hora de desarrollar software es utilizar software libre distribuido bajo las licencias defendidas y establecidas, en parte, por él. Esto es cierto, pero es necesario extender su potencial a las nuevas formas de concebir los ordenadores. Le época en la que las computadoras eran un articulo personal ha quedado atrás, pues hoy en día prácticamente todos los ordenadores están conectados a una red distribuida por todo el planeta. Sin duda, la evolución tecnológica nos lleva hacia una forma de computación en la que es necesario compartir recursos públicamente.

Conviene desglosar la conversación con detalle puesto que afecta a muchos de los temas aquí abordados, tales como el sistema operativo eyeOS. En su propio blog, se pretende mostrar a un Stallman simpatizante, pero en realidad con lo que simpatiza Stallman es con su propio proyecto. Cuando le he contado que eyeOS utiliza un servidor de IBM se ha mostrado bastante sorprendido, puesto que pensaba que la peculiaridad de eyeOS estaba en poder usarlo en la propia máquina del usuario. Esto es lo que ocurre con GNU/Linux. Así que la grandeza de eyeOS consiste en mostrar el funcionamiento de GNU/Linux desde el navegador. El éxito se puede alcanzar igualmente mostrando fotos de caramelos amarillos, siempre que a la gente le de por mirarlas.

La verdad es que me encanta conversar con Stallman porque con pocas palabras avanzamos hacia perspectivas mucho más nítidas que aquellas que muestran los textos excesivamente largos y perdidos en tecnicismos. Así, mientras me esforzaba en exponerle como ejemplo el sistema de virtualización de IBM, lo único que ha quedado claro es que es una cosa que utiliza eyeOS y que impide utilizarlo sin él. Todo esto además de regañarme por no utilizar el término GNU/Linux correctamente.

En realidad, la mayor parte de la documentación disponible no aclara gran cosa sobre la tecnología a la que se refiere, por lo que casi siempre se habla sin saber lo que se dice. Me comentaba que hay software libre para máquinas virtuales y hay servicios que alquilan tales máquinas virtuales, por lo que el debate se centra en si es o no bueno usar estos servicios. Un ejemplo que me parece apropiado es VirtualBox y phpVirtualBox, ambos distribuidos bajo la licencia GPL. Puesto que son libres, su opinión es que se distribuyen éticamente, aunque los desconozca. En cuanto a mi pregunta sobre una licencia que permita a los usuarios tener el control sobre sus máquinas virtuales y con ello sobre su informática, parece llamarle la atención. Esta fue su primera respuesta literal:

Depende de otros detalles. Si el usuario tiene control completo de los programas que ejecutan en su máquina virtual, y siempre que el sistema de base no interfiera con la ejecución de estos programas, ni cambie sus salidas, el usuario sí tiene control de su informática.

No creo que la licencia de un programa sería capaz de asegurar que se use así. Entonces el buen licenciamiento del programa de máquinas virtuales no basta como criterio ético. Es necesario pero no suficiente.

Nuestra reflexión conjunta avanza entonces hacia una licencia para el servidor que permita a los usuarios identificar aquellos servidores que cumplan estas características y al mismo tiempo otorgar fuerza jurídica a la propia licencia, mayor cuanto más gente la utilice. Después de aclarar que con servidor me refiero a una computadora y no a un programa, seguimos debatiendo:

Una computadora no es un programa, entonces no tiene licencia (en el sentido de licencia de software). No hay copiadoras de computadora, entonces el asunto de permitir la copia no se plantea.

El servicio puede tener condiciones de uso, pero es otra cosa. Plantean asuntos éticos, pero son distintos del asunto de software libre o no libre.

Aquí es donde yo insisto en la necesidad de extender la forma de pensar de Stallman a las nuevas formas de computación que se han creado como consecuencia de la universalización de las redes de telecomunicación, mientras que él sigue obstinado en su postura, defendiendo que no hay ninguna necesidad de imponer ninguna condición al servidor. Me comentaba que “el software libre se está instalando en computadoras de todos tipos, y en cada caso, el dueño o usuario de la computadora necesita que el software sea libre para que no le prive de su libertad”, a lo que yo le he respondido que debe discernir entre dueño y usuario. En un ordenador personal el dueño es el mismo que el usuario. En una computadora pública, quiero decir, utilizada por varias personas, el dueño, que puede ser el estado o una empresa privada, presta su utilización a lo usuarios como servicio, por lo que la libertad del dueño choca con la libertad de cada usuario y a su vez, chocan las libertades de todos y cada uno de los usuarios. ¿Es necesario? Se podría prescindir de una computadora pública y evitar esta situación. Es una opción, tanto como no hacerlo. Yo creo que la libertad debe extenderse hasta el ámbito de la compartición de recursos. Entre otras cosas porque de no hacerlo, las opciones privativas ganarían terreno incluso al software libre, instalado en computadores personales. Hasta el momento no he recibido ninguna respuesta, por lo que creo haberle convencido, aunque no se muy bien hasta que punto.

En cuanto al término “computación en la nube”, ambos estamos de acuerdo en que es nebuloso, se refiere a muchos escenarios en uso y no tiene ningún significado claro. Como contraposición he pensado en un nombre apropiado para nuestro proyecto, “Sunlight”.

Paralelamente, hemos debatido en torno a otros aspectos, tales como el término “collaborative software”, que no tiene mucho sentido puesto que existe el “software libre”, lo cual no sirve más que para “distraer la atención de la gente fuera del asunto ético del software libre”, si bien mi única intención es mostrar la diversidad de iniciativas, a pesar de encontrarse bajo un título inapropiado.

En cuanto a Saros, el problema relativo al control de la informática propia o no, queda en un segundo plano, pues no está muy claro si la licencia Eclipse es compatible con la licencia GPL 3-o-mayor. Según Stallman, el editor de texto más apropiado para un entorno colaborativo de este tipo es Emacs, como no.

Licencia Creative Commons
La opinión de Richard Stallman (II) por Mark Roberts se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en wp.me.

Comments (2) »

Herramienta social

A veces leo algunas páginas de la obra de Carlos Marx y descubro grandes reflexiones. Es curioso como antes no era consciente de lo que significaba la palabra socialismo. Solía asociar la idea de socialismo a la de solidaridad, ya que en cierta medida están relacionadas y es este el concepto que se hace percibir a través de los medios de comunicación. También es cierto que un vinculo social implica un vinculo solidario, pero son dos conceptos distintos.

Y el caso es que como consecuencia de las reflexiones de Marx se establecieron regímenes comunistas en muchos países, planteamientos prácticos que acabaron fracasando y permitiendo la extensión del capitalismo por todo el planeta. Sin embargo, este fracaso también ha puesto de manifiesto la inconsistencia del sistema capitalista, ahora más que nunca.

Es cierto que un intercambio laboral conlleva vínculos sociales y que el dinero empleado para los intercambios comerciales resulta ser una herramienta muy imprecisa, pero es más cierto que las soluciones sistémicas propuestas en siglos pasados están condenadas al fracaso. Aunque esto no debe sorprender a nadie, porque ¿alguien se ha preguntado alguna vez lo que supone un vínculo social?

Me hubiese gustado conocer las ideas de Marx influenciadas por la percepción Freudiana del inconsciente humano, así como las nuevas investigaciones sobre el llamado número de Dunbar o el potencial que están demostrando las TIC hoy en día. Si bien podemos reflexionar nosotros mismos.

Se debe pensar en primer lugar en una forma de intercambio mucho más avanzada que el dinero. En realidad el dinero no es más que información, por lo que en la era de la sociedad de la información no nos podemos quedar en los métodos del pasado, mucho menos cuando todo el mundo utiliza el móvil habitualmente. Se pueden plantear ecuaciones de equivalencia todo lo complejas que se pueda pensar que permitan intercambiar bienes y servicios de una forma automática, sin mas que tener el móvil operativo. El error esta en pensar que la solución pueda ser sencilla, pero nadie ha dicho que lo fuera.

Así que se me ocurre un proyecto quizá muy ambicioso pero digno de ser tenido en cuenta por todo aquel que lea esta entrada y lo perciba como viable. Se debe partir de una sociedad formada por un número de habitantes inferior al de Dunbar en la que el comportamiento espontáneo e instintivo de todos sus miembros hace que las cosas funcionen socialmente. Al igual que en “gran hermano”, y sin que ninguno de sus miembros fuese consciente, ya que esto podría perturbar su comportamiento, serían observados minuciosamente. Este comportamiento debe servir como modelo para corregir las desviaciones que la conducta social del ser humano experimenta cuando el numero de habitantes se va incrementando, tales como la apropiación indebida de los excedentes causada por la avaricia, la consideración de los explotados como “otros”, etc. Al igual que un budista alcanza la armonía emocional gracias a la meditación, una base de datos gestionada apropiadamente puede servir como prótesis para aliviar nuestras deficiencias naturales.

 Claro, para obtener información práctica suficiente se necesitan varias generaciones y puesto que se piensa en un cambio eficiente del modelo económico no resulta viable un método que requiera analizar la evolución de una sociedad en tiempo real. Así que una solución práctica es contar con diversas sociedades paralelas y analizar su evolución de forma segmentada. Incluso se puede hacer una estimación del coste necesario y no tiene por qué ser muy alto.

Licencia Creative Commons
Herramienta Social por Mark Roberts se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en wp.me.

Leave a comment »

No hay lugar para la controversia

Si estás utilizando un navegador libre sobre un sistema operativo libre para leer esta entrada serás consciente de la importancia que tiene la libertad frente a las soluciones privativas, las cuales se extienden hoy en día a la llamada computación en la nube, a la que erróneamente se asigna en su propio concepto la idea de privacidad. Invito a todo el mundo a modificar libremente la publicación hecha en Wikipedia.

Así es, existen multitud de entornos colaborativos ya implantados, tales como LotusLive de IBM, Windows Azure de Microsoft, Google Docs o Google Code Playground, todos ellos enormemente interesantes. Pero el enfoque innovador no reside en la forma si no en el fondo. Precisamente uno de los ingenieros que creó el PC de IBM, Mark Dean, augura el final de una era en la última entrada de su blog. Si el software privativo ha causado controversia frente al software libre cuando todo razonamiento fundado apunta hacia las opciones libres, a medida que se avanza hacia un megaordenador distribuido por la red universal, es necesario que el camino recorrido por toda la comunidad defensora del software libre sirva para que la opción libre sea la única entre todas las posibles.

Toca pensar en el modelo de referencia OSI, ya que fue diseñado para romper las barreras propias de las soluciones privativas. Resulta imprescindible la existencia de una capa física sobre la que montar toda la infraestructura de red, para aquellos a los que les cueste algo más abstraerse, el nivel físico equivale en el caso del símil de las carreteras a la superficie terrestre. Este nivel necesariamente debe ser implementado mediante lo que en este blog se ha venido llamando como infraestructura de telecomunicación y por esta razón debe ser público y de acceso universal, tanto como el agua o el aire.

El resto de niveles pueden implementarse bien mediante hardware o bien mediante software. Intuitivamente cabe esperar que los niveles más cercanos al usuario sean más flexibles mientras que los niveles más cercanos a la capa física sean más rígidos y por tanto más cercanos a su condición pública. De hecho, se trata de niveles abstractos, por lo que los límites son difusos, pero en cualquier caso es importante asociar un modelo de abstracción paralelo al modelo OSI que no se refiera a la tecnología sino a la privacidad.

Licencia Creative Commons
No hay lugar para la controversia por Mark Roberts se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en wp.me.

Leave a comment »

La opinión de Richard Stallman

Hace poco más de un par de meses, mientras reflexionaba sobre la posibilidad de llegar a la multitud para poder compartir mis reflexiones, me vi inmerso en el inevitable camino del software libre y del proyecto GNU, lo cual me intrigó lo suficiente como para averiguar el nombre de su fundador, así como las razones que le llevaron a establecer y fomentar una filosofía que debe ser tomada como punto de referencia.

Así que desde mi humilde ignorancia invité a Richard Stallman a que visitase este blog, con la única intención de que mis ideas llegasen a alguna parte. Su respuesta a mi primer y escueto correo fue que no era factible para él buscar una página web, con lo que pude intuir que lo había leído. Para no usar software privativo es preferible enviar el texto por correo. Sin embargo, mi servidor de correo es de Google y puesto que mi lengua materna es el Castellano, además de un servidor de correo necesito software privativo para poder traducir mis artículos. Todo esto se lo conté como respuesta en mi segundo correo, preguntándole además sobre la posibilidad de implementar un servidor de correo libre, que pudiera ser el principio de un entorno colaborativo más completo. En realidad no es muy difícil, pero en cierta medida lo que probablemente me inquietaba era saber por qué no se había implantado ya. Su repuesta fue bastante coherente, aunque un tanto insatisfactoria. Además me invitó a escribir en castellano para evitar el uso de software como servicio, algo que en un principio yo no comprendí. Mas bien, lo comprendí mal.

Asumiendo esta forma de pensar, no voy a traducir este artículo al inglés. Richard Stallman sabe hablar castellano, así que me di cuenta de que realmente estaba hablando con él. Eso me hizo sentir un poco avergonzado y pensé que si le escribía algo no podía ser una tontería mediocre. Así que cuando tuve la oportunidad escribí un articulo en el que abordaba algunas de mis reflexiones, lo publiqué en este mismo blog y se lo envié como texto en un nuevo correo.

Una de las primeras correcciones que el fundador del software libre hizo fue sobre mi referencia a las causas que llevaron al surgimiento de este movimiento. Comúnmente se suele hablar del monopolio que se puede llegar a formar en torno al mundo del software, aunque en realidad el problema del software privativo no es este.

Su objetivo es tener el control de nuestra informática. Lo digo como su fundador. Un programa privativo (no libre) hace colonización digital, por lo tanto es injusto. Evitar un monopolio en el software privativo no basta para que seamos libres. Tener una elección entre varios programas privativos es poder elegir a tu amo. Pero La libertad es no tener amo. La libertad, para el usuario de software, es escaparse del software privativo.”

Y es cierto, el software privativo hace colonización digital, la cual puede llevar a la existencia de monopolios.

Tiene la tendencia de generar monopolios, pero aun cuando no hay un monopolio (como entre los teléfonos), sin embargo hace colonización. Por lo tanto, normalmente prefiero no hablar de monopolios, porque tiene el efecto de distraer al público del verdadero problema.”

La segunda corrección importante se refiere a un error fácil de cometer, sobre todo por la comunidad angloparlante, ya que en inglés los términos libre y gratis se designan por la misma palabra. En cierta medida, la dependencia del dinero que existe en un sistema capitalista hace que ambos conceptos estén relacionados, aunque tal y como Stallman apunta, el precio es un asunto secundario. Otra razón que puede hacer pensar en que otro tipo de hardware no sería tan caro es el hecho de que cuando queremos comprar un ordenador personal nos vemos obligados a comprar un sistema operativo privativo, lo cual incrementa su precio notablemente. Práctica que Stallman califica como ilegal pero sin considerar que conlleve un problema realmente grave, pues siempre es posible usar el hardware con un sistema libre. En mi opinión, para poder definir un hardware como libre bastaría con el hecho de que se pudiese instalar sobre él cualquier sistema operativo. Para Stallman esto es hardware documentado, ya que el hardware libre debería cumplir las mismas cuatro libertades que el software libre.

Otro error que solía cometer era asociar el concepto de software libre con las distribuciones privativas de Linux, lo cual me hacía pensar que el sentido de liberar el software era una estrategia para poder competir. Mi inquietud me llevó a descubrir mi ignorancia y recomiendo a todo el mundo que lea el libro “Software libre para una sociedad libre”, escrito por Richard Stallman.

Respecto al tercer tema abordado en mi anterior artículo, el de relacionar el concepto de red libre con el mundo del software, pareció no importarle demasiado, aunque si reconocía la existencia de un peligro real de control central de las redes. En realidad no tiene mucho que ver, puesto que desde el punto de vista del desarrollador de software, la red puede ser considerada como hardware.

El concepto de red libre está relacionado con la libertad de caminar. Si se piensa en las carreteras de EEUU, por ejemplo, siempre que alguien tenga un coche y gasolina podrá ir donde quiera. Es libre. De hecho, un icono de libertad que yo tengo en mente es el de las autopistas norteamericanas. Esto se debe a que el gobierno de EEUU hizo una inversión muy importante en infraestructuras de comunicación públicas. Pero más aún, si alguien no tuviese coche, nadie le priva de ir donde quiera. Además de gratis, nadie se lo impide. Tardaría mucho y pensaría en coger el autobús, pero esto ya es un tema de precio.

Hoy en día se tiene cierta libertad en la red debido a que no ha llegado a toda la población. Privar en libertad a sus usuarios no tiene sentido antes de tenerlos atrapados, pero a medida que la dependencia de Internet sea mayor, las posibilidades de privación serán mayores. Creo que el derecho a utilizar una infraestructura de telecomunicación de una forma completamente libre para transmitir información es natural, tanto como el derecho a utilizar una infraestructura de comunicación para caminar. Por ello creo que ambos tipos de infraestructuras han de ser públicas y los gobiernos deben hacer que esto sea así, pero por el contrario las han hecho privadas dando lugar a la aparición de monopolios. No se si aquí se produce colonización como en el caso del software, pero ¿quien despliega una red si no es con el dinero de todos?.

La definición de una red libre conllevaría el rigor apropiado, pero como primera aproximación podríamos decir que lo es siempre que sus usuarios puedan transmitir información de la forma en que ellos quieran, a donde ellos quieran, etc. Definición que Stallman califica como buena. Recientemente he descubierto un proyecto en el que se pretende crear una red libre a partir de la colaboración voluntaria, pero en mi opinión esto no tiene mucho sentido pues sería como construir trozos de carretera por los que nadie podría circular.

Volviendo al tema del software, le comentaba que según la definición del software libre y sus cuatro libertades, resulta fundamental el desarrollo de un entorno colaborativo libre. Yo no poseo libertad para modificar el código de un programa por que para modificarlo necesito en primer lugar comprender el proyecto desarrollado y meterme en materia, algo que podría llevarme mucho tiempo. Además para poder llegar a realizar una modificación sustancial necesitaría dedicar mucho trabajo. La necesidad de trabajar en equipo para poder dar algún paso importante en este sentido hace que nadie tenga libertad para modificar el código de un programa, salvo una empresa de software, claro.

Eso es la naturaleza del software. No podemos inculpar a nadie por el hecho de que comprender un gran programa es difícil y necesita tiempo. No podría ser diferente. Hay investigaciones sobre cómo facilitar la comprensión de software, pero criticar no sirve para nada.”

Mi actitud no es critica, pero a partir de este punto nuestra conversación pasó a ser un debate en el que él defendía que la mejor opción es la actual, ya que todo aquel que antoje programar puede hacerlo. Así que mientras me tachaba de no tener talento y me incitaba a no perder el tiempo cuando podría estar contribuyendo al proyecto GNU aunque fuese escribiendo documentación, yo le describía mi idea, si bien es cierto que no esta muy bien definida. Independientemente de la capacidad de cada cual, el problema es el mismo para todos, pero por esto es por lo que es importante desarrollar una nueva forma de colaboración que permita a quien así lo elija, vivir de sus posibles aportaciones. Y si no fuera así, por lo menos que el tiempo no fuese un problema, de tal forma que con muchos más granos de arena, aunque más pequeños, se construyese una montaña más grande. Hoy en día las aportaciones en el mundo del software libre las realizan las empresas y no las personas.

Si eso quiere decir, cambiar la sociedad entera, es muy difícil. Es fácil imaginar otro mundo, pero saber si realmente funcionaría bien es imposible sin probarlo, y convencer a la sociedad que prueba un cambio social es muy difícil. Entonces pienso que el mejor camino es fomentar la colaboración al nivel en el cual podemos hacerlo. Con más ejemplos de buena colaboración voluntaria, en más campos de la vida, tendremos siempre más influencia para inspirar a otros más, etc.”

Se trata pues de un entorno que permita una colaboración en tiempo real, como si se tratase de una red social aunque enfocada al mundo profesional. No sólo en el ámbito de la programación, por ejemplo, redactar artículos con un procesador de textos conllevaría una implementación similar. La idea gestionar una base de datos que contuviese los comentarios hechos por los programadores en tiempo real, aquellos que no se incluyen en el código, no disgusta demasiado a Stallman. Es más, me ha hablado de un programa para aceptar y publicar los comentarios del público sobre los borradores del GPLv3, el cual puede servir también para este proyecto y quizá se pueda encontrar en un motor de búsquedas.

Ahora bien, el problema de utilizar un documento compartido es la necesidad de ubicarlo en un servidor. Es la solución ideal, ya que de esta forma siempre se puede trabajar con una actualización en tiempo real y no es necesario contar con la disponibilidad de los demás. Por ejemplo, si el entorno de ejecución, el compilador y todo lo necesario para desarrollar software estuviesen en el servidor, se podría programar en equipo y en tiempo real. O también, si el procesador de textos estuviese en el servidor se podría discutir con tu compañero la próxima frase por escribir. Tan sólo sería necesario un navegador, pero entonces estaríamos utilizando software como servicio y esto es a lo que se opone Stallman. Véase el artículo “Who does that server really serve?” en http://www.gnu.org/philosophy/who-does-that-server-really-serve.html. Básicamente viene a decir que si usas el servidor de otro para hacer tu informática, no puedes tener el control de tu informática. Entonces debes evitar de hacerlo.”

Así que la discusión se centra en quién es el dueño de la informática del servidor, con lo cual no se puede pensar en personas físicas sino en entidades con personalidad propia. Por ejemplo, el estado podría se el dueño del servidor y si fuese justo sería mucho mejor. Pero independientemente de la gestión que hagan los estados de los recursos públicos, la cuestión clave es asumir que la informática que se encuentra en el servidor no es tuya. En parte si, pero esto es el problema de los recursos públicos o compartidos. Así que se debe tener muy claro que el propietario de la informática del servidor es una entidad con personalidad propia, de la que tu formas parte, pero que no eres tú. Para que el usuario pueda distinguir entre su propia informática y la del servidor resulta imprescindible un navegador capaz de proporcionarle pleno control sobre esta situación, lo cual abre las puertas a una nueva linea de trabajo.

Si se quiere llegar a implantar un entorno colaborativo libre sólo es posible enfocarlo al desarrollo de software libre y como tal debe estar impregnado de su filosofía. Por ello la opinión de Richard Stallman ha de ser considerada como un punto de referencia.

Si a informática del servidor no es tuya, no pertenece al usuario, entonces no es software como servicio, no es el caso que critico. Es otra cosa.”

Licencia Creative Commons
La opinión de Richard Stallman por Mark Roberts se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en wp.me.

Leave a comment »

Logotipo Programación Libre

Para diseñar un logotipo resulta muy práctico utilizar Gimp, ya que consta de funcionalidades suficientes como para crear un gráfico apropiado. Además, es software libre.

Free Programming Logo

Cuando dibujé este pretendía representar la idea de añadir contribuciones, simplemente escribiendo código, por lo que la estructura de soporte debe ser libre. Creo que la vista en perspectiva refleja mejor esta idea.

Perspective

Licencia Creative Commons
Logotipo Programación Libre por Mark Roberts se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.
Basada en una obra en programacionabierta.files.wordpress.com.

Leave a comment »

Software Libre, Hardware Libre y Red Libre

Si ahora mismo estás leyendo esta entrada es porque dispones de una serie de recursos que te permiten hacerlo. En primer lugar, para poder leer un documento electrónico necesitas un dispositivo que te lo permita. Hoy en día los ordenadores personales son universalmente conocidos, tanto que hablar de escribir o leer comienza a estar más relacionado con la opción electrónica que con el papel tradicional. Además la red Internet se ha extendido popularmente, haciendo que el concepto de ordenador personal prácticamente este vinculado con el de una conexión.

Pero la utilización de las nuevas tecnologías conlleva un coste, y quizá sea necesario aclarar por qué pueden surgir grandes gigantes comerciales en torno a ellas. Pensemos en el movimiento del Software Libre, surgido hace ya más de dos décadas y cuyo principal objetivo es evitar la colonización digital asociada al software privativo. Cuando empezaron a aparecer los primeros ordenadores personales a nivel comercial, utilizarlos suponía todo un reto intelectual, digno de grandes científicos. Esto conllevó el desarrollo de sistemas operativos que convirtiesen a los ordenadores en máquinas sencillas de utilizar. Así, los primeros programadores contribuían libremente al desarrollo de los primeros sistemas operativos afrontándolo como cualquier otro reto científico cuya superación supondría un beneficio colectivo. Esta aportación intelectual desinteresada fue aprovechada por una iniciativa privada, estableciendo licencias de software, sacándole partido comercial y obteniendo una posición prácticamente de monopolio en el nuevo mercado del software. Luego se puede pensar que el éxito comercial de este nuevo gigante surgió robando la propiedad intelectual de los grandes científicos mediante estrategias jurídicas.

Con el paso del tiempo, el éxito comercial del software privativo le ha convertido en un componente más integrado en el propio ordenador. Las estrategias de marketing hacen que en todos los locales comerciales cualquier ordenador personal disponga de un sistema operativo privativo, aparentemente gratis y supuestamente con un coste claramente especificado. Pero en realidad el coste del sistema operativo está implícito en el precio del ordenador de cualquier fabricante de hardware. De hecho, el precio del hardware sería muchísimo menor sin las estrategias de marketing. Así que deberíamos pensar en lo ligados que están el hardware y el software y en el concepto de Hardware Libre, íntimamente ligado con el Software Libre.

¿Que es necesario para producir hardware? Dinero, sin duda alguna, pero nunca tanto como el que repercute en su precio. En cualquier caso, la producción de hardware está automatizada, por lo que si se piensa en términos masivos nunca sería demasiado costosa. En cuanto a la etapa de diseño, se necesitarían mas que cientos de ingenieros trabajando en equipo, lo cual no es ningún problema si dispone de un entorno colaborativo libre. Determinados distribuidores de software libre financian sus empresas gracias a la producción de soportes físicos. Producir hardware lo suficientemente competitivo como para ubicar un sistema operativo libre es una opción mucho más rentable. No se puede hablar de Software Libre si no existe Hardware Libre.

El tercer concepto obligatoriamente ligado a los dos anteriores es el de Red Libre. En mi opinión las Infraestructuras de Telecomunicación han de ser públicas. Por la misma razón que se consideran públicas las vías de comunicación en cualquier nación, debe ocurrir lo mismo con las vías de comunicación telemática, o por lo menos en parte. Para conseguir avances en este aspecto sería necesario convencer a muchos gobiernos de muchos de los países mas influyentes del planeta, lo cual parece ir en contra de la dirección que han decidido tomar.

Recuerdo otra época cuando la telefonía móvil no estaba tan extendida, cuando comunicarse con alguien lejano suponía en realidad conectarse con él y en cierta medida superar la barrera de la distancia te hacía sentir un poco más libre. Las redes actuales se parecen a las de un pescador en las que a los peces no les queda otra opción más que quedar atrapados. En esencia, los dueños de las nuevas tecnologías hacen que acabemos atrapados en sus redes comerciales, pagando por comunicarnos para no decir nada cuando no queremos hacerlo y convirtiendo a las telecomunicaciones en unas cadenas especialmente sofisticadas de las cuales no podemos soltarnos.

Si un ordenador personal no es nada sin el software, tampoco lo es sin una conexión a Internet, pero los proveedores de este servicio son fundamentalmente grandes multinacionales cuyas estrategias de marketing podrían, o no, estar ligadas a las de otras grandes compañías.

Se pretende extender el concepto de Software Libre, para conseguir que cualquier persona pueda realizar una aportación intelectual sin encontrar ninguna barrera, que su aportación sea reconocida jurídicamente a nivel internacional, que la comunidad científica no vea ralentizado su progreso debido a las especulaciones de los mercados, que el esfuerzo intelectual conlleve una compensación económica apropiada, extender su aplicación a cualquier ámbito, intelectual o no, que las nuevas tecnologías sean un instrumento de liberación y no al revés…

Licencia Creative Commons
Software Libre, Hardware Libre y Red Libre por Mark Roberts se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en wp.me.

Leave a comment »

Primeras aproximaciones

Quizá deba concretar un poco más la idea general de nuestro propósito. Se trata de desarrollar un entorno colaborativo libre, bajo el mismo espíritu del software libre. Si bien existe una multitud de servicios web ya desarrollados, nuestra solución puede ser completamente innovadora.

Su alcance ha de ser internacional y estar al margen de los gobiernos, aunque por supuesto, respetando sus normas. Por tanto el registro por parte de un usuario ha de conllevar la correspondiente identificación fiscal utilizada por el correspondiente país. Las remuneraciones han de cumplir la normativa internacional, y todo ello de una forma automatizada, es decir, el servicio se ha de encargar de ello.

Uno de los puntos fuertes han de ser los derechos sobre la propiedad intelectual. Además de su posible complejidad a la hora de implementar su gestión, es necesario llegar a conseguir un reconocimiento jurídico internacional similar a las licencias GPL, aunque más completo.

Son pequeñas ideas, primeras aproximaciones, pero como se ve, es necesario el trabajo en equipo, hasta para empezar a pensar en el proyecto por desarrollar.

Leave a comment »