La opinión de Richard Stallman

Hace poco más de un par de meses, mientras reflexionaba sobre la posibilidad de llegar a la multitud para poder compartir mis reflexiones, me vi inmerso en el inevitable camino del software libre y del proyecto GNU, lo cual me intrigó lo suficiente como para averiguar el nombre de su fundador, así como las razones que le llevaron a establecer y fomentar una filosofía que debe ser tomada como punto de referencia.

Así que desde mi humilde ignorancia invité a Richard Stallman a que visitase este blog, con la única intención de que mis ideas llegasen a alguna parte. Su respuesta a mi primer y escueto correo fue que no era factible para él buscar una página web, con lo que pude intuir que lo había leído. Para no usar software privativo es preferible enviar el texto por correo. Sin embargo, mi servidor de correo es de Google y puesto que mi lengua materna es el Castellano, además de un servidor de correo necesito software privativo para poder traducir mis artículos. Todo esto se lo conté como respuesta en mi segundo correo, preguntándole además sobre la posibilidad de implementar un servidor de correo libre, que pudiera ser el principio de un entorno colaborativo más completo. En realidad no es muy difícil, pero en cierta medida lo que probablemente me inquietaba era saber por qué no se había implantado ya. Su repuesta fue bastante coherente, aunque un tanto insatisfactoria. Además me invitó a escribir en castellano para evitar el uso de software como servicio, algo que en un principio yo no comprendí. Mas bien, lo comprendí mal.

Asumiendo esta forma de pensar, no voy a traducir este artículo al inglés. Richard Stallman sabe hablar castellano, así que me di cuenta de que realmente estaba hablando con él. Eso me hizo sentir un poco avergonzado y pensé que si le escribía algo no podía ser una tontería mediocre. Así que cuando tuve la oportunidad escribí un articulo en el que abordaba algunas de mis reflexiones, lo publiqué en este mismo blog y se lo envié como texto en un nuevo correo.

Una de las primeras correcciones que el fundador del software libre hizo fue sobre mi referencia a las causas que llevaron al surgimiento de este movimiento. Comúnmente se suele hablar del monopolio que se puede llegar a formar en torno al mundo del software, aunque en realidad el problema del software privativo no es este.

Su objetivo es tener el control de nuestra informática. Lo digo como su fundador. Un programa privativo (no libre) hace colonización digital, por lo tanto es injusto. Evitar un monopolio en el software privativo no basta para que seamos libres. Tener una elección entre varios programas privativos es poder elegir a tu amo. Pero La libertad es no tener amo. La libertad, para el usuario de software, es escaparse del software privativo.”

Y es cierto, el software privativo hace colonización digital, la cual puede llevar a la existencia de monopolios.

Tiene la tendencia de generar monopolios, pero aun cuando no hay un monopolio (como entre los teléfonos), sin embargo hace colonización. Por lo tanto, normalmente prefiero no hablar de monopolios, porque tiene el efecto de distraer al público del verdadero problema.”

La segunda corrección importante se refiere a un error fácil de cometer, sobre todo por la comunidad angloparlante, ya que en inglés los términos libre y gratis se designan por la misma palabra. En cierta medida, la dependencia del dinero que existe en un sistema capitalista hace que ambos conceptos estén relacionados, aunque tal y como Stallman apunta, el precio es un asunto secundario. Otra razón que puede hacer pensar en que otro tipo de hardware no sería tan caro es el hecho de que cuando queremos comprar un ordenador personal nos vemos obligados a comprar un sistema operativo privativo, lo cual incrementa su precio notablemente. Práctica que Stallman califica como ilegal pero sin considerar que conlleve un problema realmente grave, pues siempre es posible usar el hardware con un sistema libre. En mi opinión, para poder definir un hardware como libre bastaría con el hecho de que se pudiese instalar sobre él cualquier sistema operativo. Para Stallman esto es hardware documentado, ya que el hardware libre debería cumplir las mismas cuatro libertades que el software libre.

Otro error que solía cometer era asociar el concepto de software libre con las distribuciones privativas de Linux, lo cual me hacía pensar que el sentido de liberar el software era una estrategia para poder competir. Mi inquietud me llevó a descubrir mi ignorancia y recomiendo a todo el mundo que lea el libro “Software libre para una sociedad libre”, escrito por Richard Stallman.

Respecto al tercer tema abordado en mi anterior artículo, el de relacionar el concepto de red libre con el mundo del software, pareció no importarle demasiado, aunque si reconocía la existencia de un peligro real de control central de las redes. En realidad no tiene mucho que ver, puesto que desde el punto de vista del desarrollador de software, la red puede ser considerada como hardware.

El concepto de red libre está relacionado con la libertad de caminar. Si se piensa en las carreteras de EEUU, por ejemplo, siempre que alguien tenga un coche y gasolina podrá ir donde quiera. Es libre. De hecho, un icono de libertad que yo tengo en mente es el de las autopistas norteamericanas. Esto se debe a que el gobierno de EEUU hizo una inversión muy importante en infraestructuras de comunicación públicas. Pero más aún, si alguien no tuviese coche, nadie le priva de ir donde quiera. Además de gratis, nadie se lo impide. Tardaría mucho y pensaría en coger el autobús, pero esto ya es un tema de precio.

Hoy en día se tiene cierta libertad en la red debido a que no ha llegado a toda la población. Privar en libertad a sus usuarios no tiene sentido antes de tenerlos atrapados, pero a medida que la dependencia de Internet sea mayor, las posibilidades de privación serán mayores. Creo que el derecho a utilizar una infraestructura de telecomunicación de una forma completamente libre para transmitir información es natural, tanto como el derecho a utilizar una infraestructura de comunicación para caminar. Por ello creo que ambos tipos de infraestructuras han de ser públicas y los gobiernos deben hacer que esto sea así, pero por el contrario las han hecho privadas dando lugar a la aparición de monopolios. No se si aquí se produce colonización como en el caso del software, pero ¿quien despliega una red si no es con el dinero de todos?.

La definición de una red libre conllevaría el rigor apropiado, pero como primera aproximación podríamos decir que lo es siempre que sus usuarios puedan transmitir información de la forma en que ellos quieran, a donde ellos quieran, etc. Definición que Stallman califica como buena. Recientemente he descubierto un proyecto en el que se pretende crear una red libre a partir de la colaboración voluntaria, pero en mi opinión esto no tiene mucho sentido pues sería como construir trozos de carretera por los que nadie podría circular.

Volviendo al tema del software, le comentaba que según la definición del software libre y sus cuatro libertades, resulta fundamental el desarrollo de un entorno colaborativo libre. Yo no poseo libertad para modificar el código de un programa por que para modificarlo necesito en primer lugar comprender el proyecto desarrollado y meterme en materia, algo que podría llevarme mucho tiempo. Además para poder llegar a realizar una modificación sustancial necesitaría dedicar mucho trabajo. La necesidad de trabajar en equipo para poder dar algún paso importante en este sentido hace que nadie tenga libertad para modificar el código de un programa, salvo una empresa de software, claro.

Eso es la naturaleza del software. No podemos inculpar a nadie por el hecho de que comprender un gran programa es difícil y necesita tiempo. No podría ser diferente. Hay investigaciones sobre cómo facilitar la comprensión de software, pero criticar no sirve para nada.”

Mi actitud no es critica, pero a partir de este punto nuestra conversación pasó a ser un debate en el que él defendía que la mejor opción es la actual, ya que todo aquel que antoje programar puede hacerlo. Así que mientras me tachaba de no tener talento y me incitaba a no perder el tiempo cuando podría estar contribuyendo al proyecto GNU aunque fuese escribiendo documentación, yo le describía mi idea, si bien es cierto que no esta muy bien definida. Independientemente de la capacidad de cada cual, el problema es el mismo para todos, pero por esto es por lo que es importante desarrollar una nueva forma de colaboración que permita a quien así lo elija, vivir de sus posibles aportaciones. Y si no fuera así, por lo menos que el tiempo no fuese un problema, de tal forma que con muchos más granos de arena, aunque más pequeños, se construyese una montaña más grande. Hoy en día las aportaciones en el mundo del software libre las realizan las empresas y no las personas.

Si eso quiere decir, cambiar la sociedad entera, es muy difícil. Es fácil imaginar otro mundo, pero saber si realmente funcionaría bien es imposible sin probarlo, y convencer a la sociedad que prueba un cambio social es muy difícil. Entonces pienso que el mejor camino es fomentar la colaboración al nivel en el cual podemos hacerlo. Con más ejemplos de buena colaboración voluntaria, en más campos de la vida, tendremos siempre más influencia para inspirar a otros más, etc.”

Se trata pues de un entorno que permita una colaboración en tiempo real, como si se tratase de una red social aunque enfocada al mundo profesional. No sólo en el ámbito de la programación, por ejemplo, redactar artículos con un procesador de textos conllevaría una implementación similar. La idea gestionar una base de datos que contuviese los comentarios hechos por los programadores en tiempo real, aquellos que no se incluyen en el código, no disgusta demasiado a Stallman. Es más, me ha hablado de un programa para aceptar y publicar los comentarios del público sobre los borradores del GPLv3, el cual puede servir también para este proyecto y quizá se pueda encontrar en un motor de búsquedas.

Ahora bien, el problema de utilizar un documento compartido es la necesidad de ubicarlo en un servidor. Es la solución ideal, ya que de esta forma siempre se puede trabajar con una actualización en tiempo real y no es necesario contar con la disponibilidad de los demás. Por ejemplo, si el entorno de ejecución, el compilador y todo lo necesario para desarrollar software estuviesen en el servidor, se podría programar en equipo y en tiempo real. O también, si el procesador de textos estuviese en el servidor se podría discutir con tu compañero la próxima frase por escribir. Tan sólo sería necesario un navegador, pero entonces estaríamos utilizando software como servicio y esto es a lo que se opone Stallman. Véase el artículo “Who does that server really serve?” en http://www.gnu.org/philosophy/who-does-that-server-really-serve.html. Básicamente viene a decir que si usas el servidor de otro para hacer tu informática, no puedes tener el control de tu informática. Entonces debes evitar de hacerlo.”

Así que la discusión se centra en quién es el dueño de la informática del servidor, con lo cual no se puede pensar en personas físicas sino en entidades con personalidad propia. Por ejemplo, el estado podría se el dueño del servidor y si fuese justo sería mucho mejor. Pero independientemente de la gestión que hagan los estados de los recursos públicos, la cuestión clave es asumir que la informática que se encuentra en el servidor no es tuya. En parte si, pero esto es el problema de los recursos públicos o compartidos. Así que se debe tener muy claro que el propietario de la informática del servidor es una entidad con personalidad propia, de la que tu formas parte, pero que no eres tú. Para que el usuario pueda distinguir entre su propia informática y la del servidor resulta imprescindible un navegador capaz de proporcionarle pleno control sobre esta situación, lo cual abre las puertas a una nueva linea de trabajo.

Si se quiere llegar a implantar un entorno colaborativo libre sólo es posible enfocarlo al desarrollo de software libre y como tal debe estar impregnado de su filosofía. Por ello la opinión de Richard Stallman ha de ser considerada como un punto de referencia.

Si a informática del servidor no es tuya, no pertenece al usuario, entonces no es software como servicio, no es el caso que critico. Es otra cosa.”

Licencia Creative Commons
La opinión de Richard Stallman por Mark Roberts se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en wp.me.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: