No hay lugar para la controversia

Si estás utilizando un navegador libre sobre un sistema operativo libre para leer esta entrada serás consciente de la importancia que tiene la libertad frente a las soluciones privativas, las cuales se extienden hoy en día a la llamada computación en la nube, a la que erróneamente se asigna en su propio concepto la idea de privacidad. Invito a todo el mundo a modificar libremente la publicación hecha en Wikipedia.

Así es, existen multitud de entornos colaborativos ya implantados, tales como LotusLive de IBM, Windows Azure de Microsoft, Google Docs o Google Code Playground, todos ellos enormemente interesantes. Pero el enfoque innovador no reside en la forma si no en el fondo. Precisamente uno de los ingenieros que creó el PC de IBM, Mark Dean, augura el final de una era en la última entrada de su blog. Si el software privativo ha causado controversia frente al software libre cuando todo razonamiento fundado apunta hacia las opciones libres, a medida que se avanza hacia un megaordenador distribuido por la red universal, es necesario que el camino recorrido por toda la comunidad defensora del software libre sirva para que la opción libre sea la única entre todas las posibles.

Toca pensar en el modelo de referencia OSI, ya que fue diseñado para romper las barreras propias de las soluciones privativas. Resulta imprescindible la existencia de una capa física sobre la que montar toda la infraestructura de red, para aquellos a los que les cueste algo más abstraerse, el nivel físico equivale en el caso del símil de las carreteras a la superficie terrestre. Este nivel necesariamente debe ser implementado mediante lo que en este blog se ha venido llamando como infraestructura de telecomunicación y por esta razón debe ser público y de acceso universal, tanto como el agua o el aire.

El resto de niveles pueden implementarse bien mediante hardware o bien mediante software. Intuitivamente cabe esperar que los niveles más cercanos al usuario sean más flexibles mientras que los niveles más cercanos a la capa física sean más rígidos y por tanto más cercanos a su condición pública. De hecho, se trata de niveles abstractos, por lo que los límites son difusos, pero en cualquier caso es importante asociar un modelo de abstracción paralelo al modelo OSI que no se refiera a la tecnología sino a la privacidad.

Licencia Creative Commons
No hay lugar para la controversia por Mark Roberts se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en wp.me.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: